A escasos dos meses de que termine el mandato de Mauricio Macri, el deterioro social alcanzó cifras alarmantes. Según el informe publicado este lunes por el INDEC, el 35,4% de la población es pobre y el 7,7% se encuentra en la Indigencia. Es la peor radiografía social de la gestión de Cambiemos.

Los datos estadísticos difundidos ayer corresponden al primer semestre del 2019 y provienen de la Encuesta Permanente de Hogares, y la valorización de la canasta básica alimentaria y de la canasta básica total, calculadas por el organismo. Si se compara con los datos del primer semestre de 2018 el indice de pobreza subió 8,1 puntos porcentuales en un año, lo que equivale a más de 4 milllones personas.

En términos absolutos, hay 16 millones de pobres y 3,5 millones de indigentes que representan a 1 de cada 4 hogares argentinos. El segmento más vulnerable es el de niñas y niños menores de 14 años donde más de la mitad -52,6%- son pobres. Le sigue la población de adolescentes y jóvenes adultxs con 42,3 puntos porcentuales de su universo bajo la línea de pobreza, condicionados por la dificultad de la inserción laboral y el bajo nivel de los salarios en los primeros años de trabajo. La franja etaria de 30 a 64 años tiene un 30,4 por ciento de pobreza y entre las personas mayores de 65 años el porcentaje se ubica en 10,4 puntos.

Los números, que reflejan la crisis social por el aceleramiento de la inflación, la caída del poder adquisitivo y el deterioro del mercado de trabajo, corresponden hasta el mes de junio. Esto significa que dejan fuera de análisis la volatilidad cambiaría y la espiral inflacionaria disparada luego de las elecciones de agosto, por lo que el panorama real al día de hoy se encuentra aún más deteriorado.

La Línea de Pobreza y la Línea de Indigencia, utilizadas por el INDEC para elaborar el informe, marcan la cantidad de dinero que los distintos grupos familiares necesitan para alcanzar la Canasta Básica Total -línea de pobreza- y la Canasta Básica Alimentaria -línea de indigencia-. Son calculadas según las costumbres alimenticias, los precios de los productos y las necesidades nutricionales de cada grupo etario en los distintos conglomerados urbanos del país.

Según la Canasta Básica Total para el NEA y el NOA, las dos regiones con mayor cantidad de población bajo la línea de pobreza, se estima que cada persona necesitó en junio un ingreso mínimo promedio de 8 mil 400 pesos y de 7 mil 100 pesos por mes, respectivamente, para no ser pobre. En la zona de Cuyo se ubicó en 9 mil 500 pesos y ascendió a 10 mil pesos para La Pampa y el área metropolitana de Buenos Aires. En la Patagonia, región con el costo de vida más alto del país, llegó a los 11 mil 700 pesos.

INDEC – Incidencia de la pobreza y la indigencia en 31 aglomerados urbanos Primer Semestre 2019 – ISSN 2545-6636

Al calcular el promedio de la Canasta Básica Alimentaria de cada una de las 6 regiones del país, se observa que las 3,5 millones de personas indigentes vivieron en junio con menos de 3.789 pesos para todo tipo de gasto o consumo, mientras que según el Indice de Evolución de Distribución del Ingreso, el decil de ingresos más alto de la población tuvo un ingreso promedio de 60 mil pesos en la misma época del año.

El gobierno de Mauricio Macri, que según el Observatorio de la Deuda social de la UCA asumió con un nivel de pobreza del 29 por ciento, se encamina a finalizar su mandato con casi 40 por ciento de pobres acorde a las estimaciones de la misma universidad. Fue él quien en 2016 pidió que su mandato fuese juzgado por la reducción de la pobreza y quien en una entrevista internacional en Alemania fue categórico con el diagnóstico: “Si cuando termino mi presidencia no bajé la pobreza, habré fracasado, más allá de las cosas que hayamos obtenido. Todo lo demás serían excusas”.

Medido acorde a sus propias reglas, fracasó estrepitosamente. Quien asuma el gobierno el 10 de diciembre deberá afrontar una situación económica apremiante: tendrá que hacer frente a la deuda social en un riesgoso equilibrio de las reservas del Banco Central, comprometidas casi en su totalidad para el pago de la deuda pública, mientras el Fondo Monetario y los acreedores externos le respiran en la nuca.

Foto de portada: Carmel Martína Sabino Yglesias

9 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre acá