El frente que llevó al intendente de la Ciudad de Salta como único precandidato a gobernador de la provincia, se impuso con el 42,9% de los votos en una elección donde primó la agenda provincial. El Frente de Todos quedó segundo con el 32,1% y Alfredo Olmedo tercero con el 19,44%.

La distancia de 10 puntos porcentuales respecto a Sergio “el oso” Leavy, que se impuso en la interna del Frente de Todos, deja a Gustavo Sánez en las puertas de la Casa de Gobierno. Las elecciones generales salteñas, que cierran el cronograma electoral nacional, serán el domingo 10 de noviembre.

“Quiero decirles algo a todos los salteños que si me eligen gobernador, voy a trabajar con el Presidente sea el que sea, codo a codo, pero defendiendo siempre los intereses de Salta y de los salteños” dijo Sánez al conocerse el resultado de las primarias.

Apoyado en las sombras por el gobierno nacional, el precandidato a gobernador más votado se presentó con un armado político multicolor estilo catch-all party, que incluyó 14 partidos y 21 agrupaciones políticas. Luego de haber sido candidato a vicepresidente de Sergio Massa en 2015, Sáenz conformó el Frente Sánez Gobernador con el PRO, la UCR, sectores peronistas y vecinalistas que buscaron licuar sus vínculos con la política nacional. La campaña logró imponer la discusión en términos locales y evitó tomar partido en la disputa presidencial.

Segundo quedó el diputado nacional Sergio Leavy, que le ganó la interna del FdT a Míguel Isa, y que optó por nacionalizar su campaña pegándose a la figura de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Si bien los pronósticos electorales no eran buenos, en el kirchnerismo pensaron que iban a obtener algunos puntos más y ahora saben que deberán lograr una remontada épica para revertir la tendencia en noviembre.

Para poder dar vuelta el resultado en las generales, el Frente de Todos debería trabajar fuertemente en la capital provincial donde Leavy obtuvo sólo 39 mil votos frente a los 157 mil de Sáenz. En la ciudad gobernada por su contrincante, los niveles de desconocimiento del candidato albertista llegaban al 30 por ciento en el mes de septiembre.

Tercero quedó el ultraconservador Alfredo Olmedo, fanático del Presidente brasileño Jair Bolsonaro, que cosechó el 19,44% de los votos. El diputado nacional de la campera amarilla, que reconoció la derrota con la biblia en las manos, sostuvo que pese a los más de 20 puntos de diferencia con Sáenz tiene “claras posibilidades” de dar vuelta el resultado.

La performance electoral que mermó fuertemente fue la del Frente de Izquierda. En las legislativas del 2017 había obtenido el 7,35% de los votos para diputadxs nacionales y ahora obtuvo el 2,81% de los votos entre sus dos candidatxs a Gobernador. En la interna se impuso Pablo López con el 1,76% frente al 1,05% de Violeta Gil.

Foto de portada: Telam

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre acá