Alberto Fernández presentó el “Acuerdo Federal para una Argentina contra el Hambre”, propuesta que busca sumar a los distintos sectores sociales y productivos del país detrás del objetivo común de erradicar el hambre.

Desde el terreno de la Facultad de Agronomía de la UBA, sin escenario ni vallado de por medio, micrófono en mano y rodeado de dirigentes sociales, políticos, sindicales, empresariales y de derechos humanos, el candidato a presidente del Frente de Todos explicó la iniciativa que busca solucionar uno de los principales flagelos nacionales.

Elaborada junto a su futuro ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, el acuerdo comprende la convocatoria al “Consejo Federal Argentina contra el hambre” al que serían invitadas organizaciones sociales, religiosas, empresas, universidades, y medios de comunicación para trabajar junto al gobierno nacional, y los gobiernos provinciales y municipales, con 4 objetivos generales: mejorar la alimentación y la nutrición de la población, facilitar el acceso a los alimentos a precios baratos, aumentar los ingresos familiares, y generar trabajo en el sector de la producción de alimentos. Además, propone la creación del “Observatorio Nacional Argentina contra el hambre”, que integrarían universidades y centros de estudio, cuya función sería la de monitorear, seguir y evaluar el funcionamiento integral del programa.

Según relató el candidato, la idea surgió luego de una audiencia con Martín Caparrós en la que conversaron sobre su libro “El hambre”. El escritor le hizo una pregunta: “¿Por qué la Argentina con todo el potencial de producción de alimento que tiene no se pone en pie para terminar con el hambre?”. Fernández leyó el libro y al regresar al país se reunió con Arroyo para para comenzar a trabajar en las soluciones necesarias. “Decimos ser el país que produce alimentos para 400 millones y no podemos alimentar a 15 millones de personas nuestras” se lamentó.

“Nosotros representamos a los que la están pasando mal” aseguró y se criticó que “hace 4 años haya políticas que directamente desarrollan propuestas para la mitad de los argentinos”.

Alberto Fernández en la Facultad de Agronomía de la UBA

Según las últimas cifras del INDEC sobre pobreza e indigencia, 4 de cada 10 ciudadanos son pobres y la niñez es la franja etaria más afectada. La mitad de lxs niñxs son pobres y el 13% indigentes. Tres de cada 10 niñxs no pueden acceder a una alimentación suficiente y el 20% de lxs que viven en zonas vulnerables padecen inseguridad alimentaria severa.

“Un chico mal alimentado es un chico que no va a desarrollar bien su capacidad cognoscitiva. Ese chico en la sociedad del conocimiento es un chico sin futuro, un chico que no sabemos de dónde se va a agarrar para prosperar” analizó el candidato y aseguró “nosotros no podemos mirar pasivos ese desafío, lo tenemos que asumir” para lo que hay que “olvidar toda diferencia. Juntémonos a terminar de una vez y para siempre con el hambre en la Argentina. No me importa de dónde vienen, no me importa lo que piensan, démonos cuenta que no podemos vivir en paz con semejante flagelo”

Explicó que “no es una propuesta de campaña” sino “una propuesta de la Argentina, que podemos empezar a materializarla hoy” porque no es necesario “esperar ningún resultado electoral”. Aclaró que, aunque “está claro” que si llega a ganar las elecciones se va a “poner al frente de la campaña”, si no fuera así “quisiera que todos quedemos condicionados a solucionar el problema”.

Como ejemplo de lo que se podría hacer antes de las elecciones recordó que el Juan Grabois, dirigente de la CTEP, le planteó en distintas oportunidades la necesidad de resolver “el problema de la ley de góndolas” que impide a los pequeños producotres ofrecer sus productos que muchas veces tienen mejores precios que los de las grandes empresas. “Hay dos proyectos de ley de góndolas” recordó Fernández y se preguntó “¿Por qué tenemos que esperar al 10 de diciembre?, ¿Por qué los diputados y senadores no se ponen ya a resolver este problema que plantea Juan y que es un paso inicial para que todos podamos dirimir cual es el mejor precio?”

Respecto a la espiral inflacionaria sobre los precios de los alimentos, sostuvo que “No es posible que en el país del trigo y de las vacas, el pan y la leche no paren de subir” y aseguró que en caso de ganar las elecciones “lo primero que vamos a reperfilar son los precios de la canasta básica, que es lo primero que debe reperfilarse para que todos tengan acceso”.

Foto de portada: Telam

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre acá