Después del rotundo éxito de la primera parte, Disney vuelve a la carga para demostrar que para un estudio no es imposible tropezar dos veces con la misma piedra.

En el año 2014 Disney estrenaba Maléfica, segundo gran live-action de esta nueva era de clasicos animados adorados por todo el mundo que son remixados con tecnología de punta, CGI hiperrealista y actores de carne y hueso. Después del éxito inicial de la reversión de Alicia en el País de las Maravillas (Alice in Wonderland, 2010) de Tim Burton y envalentonados por un público cautivo que parecía pedir a los gritos que les vendan la misma película de vuelta, la casa del ratón apuntó con todo a hacer de cada nuevo retelling un gran evento cinematográfico.

Angelina es como el casting perfecto para este personaje ¿verdad?

La prímera entrega de esta saga arrancó pegando fuerte con el anuncio de que la popular villana de una de los clásicos de Disney más valorado y bellamente animado ( Sleeping Beauty, 1959) sería interpretada por nada menos que la popularísima Angelina Jolie. Elle Fanning se pondría en la piel de la Princesa Aurora y la película prometía darle un giro más moderno y épico a la clásica historia basada en el cuento de Charles Perrault.

Todos conocemos la famosa historia: el rey Stefan tiene una hija, todas las criaturas del reino llegan a darle su bendición incluyendo 3 hadas que le conceden dones y un hada malvada llamada Maléfica, enojada por no haber recibido una invitación, la maldice. El huso de la rueca, sueño, príncipe Phillip al rescate, Maléfica transformada en dragón, muerta, beso y despertar, fin.

Disney eligió darle una vuelta de tuerca al clásico cuento de hadas: Maléfica ahora es una heroína incomprendida que busca venganza después de una terrible traición por parte del rey Stefan. Aurora es un simple daño colateral y el hada malvada se arrepiente de la maldición impuesta sobre la niña ni bien la conoce y comienza a velar por su bienestar, en lugar de las tres hadas buenas. El beso que finalmente despierta a Aurora de su sueño eterno no es el del joven príncipe Phillip (que apenas conoce a Aurora) sino que lo que rescata a la Bella Durmiente de su predicamento es el beso en la frente de puro amor maternal… de Maléfica. La villana. La mala.

Si, ya sé. Cualca.

En esta segunda parte, Aurora sigue siendo la reina del bosque mágico donde Maléfica y las hadas viven. Su relación con el Príncipe Phillip se afianza y las nupcias se acercan. Antes del casamiento, es momento de que la Princesa Aurora y su madre/hada conozcan a la familia de Phillip: La reina Ingrith (Michelle Pfeiffer) y el rey John (Robert Lindsay), quienes no ven con buenos ojos que su hijo se case con una joven tutelada por una bruja siniestra del bosque. Cuando las tensiones entre ambas “familias” estallen, Maléfica y Aurora se verán envueltas en una guerra entre los ejércitos del reino y las criaturas mágicas del bosque.

Poco tiene que decir esta nueva entrega, que llega bastante tarde como para poder aprovechar la popularidad de su antecesora. Mientras la primera película planteaba un escenario alternativo que buscaba poner patas arriba la historia original y bajar línea de que el amor puro y verdadero capaz de salvarte de la más terrible maldición no solo tiene que ser el del príncipe bello sino también el de una figura materna.

Acá no vas a encontrar ninguna reflexion al respecto, tampoco nada que tenga que ver con Maléfica finalmente aceptando su destino como villana (más que ser “dueña del mal“, como reza el título, el personaje de Jolie apenitas lo alquila por pocos minutos) sino que estamos ante un nuevo intento de estafa nostálgica y aventura berreta y genérica que solo puede satisfacer a los que busquen una emoción barata y pochoclera, o a aquellos que hayan disfrutado tanto la original como para pasar por alto la historia vacía de contenido y tensión dramática. Un cuento de hadas hecho por Michael Bay.

Título original: Maleficent – Mistress of Evil. Duración: 118 minutos. Dirección: Joachim Rønning. Guion: Linda Woolverton, Noah Harpster, Micah Fitzerman-Blue (basado en los personajes del cuento de Charles Perrault). Fotografía: Hnery Braham. Música: Geoff Zanelli. Elenco: Angelina Jolie, Elle Fanning, Michelle Pfeiffer, Chiwetel Ejiofor, Ed Skrein, Sam Riley, Imelda Staunton, Juno Temple, Lesley Mannville, Harris Dickinson, Warwick Davis.

10 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre acá