Lucía forma parte del staff de ‘Gravedad Cero’, escuela de circo de Laferrere. Al mismo tiempo, ella y el espacio del que forma parte se sumaron hace dos años al armado del Frente de Artistas del Oeste, una red de productores y gestores culturales de La Matanza que crece sin parar con propuestas y organización de base.

¿Que es TECLA? ¿Cómo comenzó la iniciativa? 

T.E.C.L.A. significa Tarde de los Espacios Culturales Locales y Autogestivos. Esta iniciativa surgió a partir de las reuniones del Frente de Artistas del Oeste, que es un espacio que se conformó hace dos años, abierto a todas las personas que quieran organizarse a partir de la cultura, sean o no artistas. 

A partir de la conformación del Frente, empezamos a hacer movidas culturales, pero sobre todo, discutir cuál es nuestro rol como trabajadores culturales, como artistas, como consumidores de eventos culturales en La Matanza y alrededores, cuál es el rol del Estado en todo este asunto, cuales son las necesidades de los diferentes espacios, que en el fondo tienen historias que se parecen en cada barrio. 

Luego de dos años de trabajo, armamos una especie de caravana artística en la que intentamos participar en diferentes eventos y propuestas del distrito, como en la vigilia del 23 de marzo en La Matanza. 

Esto es un resumen pequeño del frente de artistas y por qué, a partir de ahí, surge TECLA. 

¿Qué primeras actividades se generaron desde la red?

Muchas. empezamos a preguntarnos qué estaba pasando con los circuitos en nuestros barrios. Veíamos que generalmente las personas que concurriamos a estos espacios, éramos masomenos siempre las mismas, nos conocemos todos del ambiente. 

El golpe del Macrismo fue muy duro para los espacios por el tema del alquiler, los servicios, etc, por lo que entramos en una especie de crisis, y la necesidad de ver cómo solucionabamos esa situación.

Salió la idea de generar eventos especiales todos el mismo dia, todos los espacios articulando en sus barrios, como la noche de los museos pero de espacios culturales de La Matanza. Muchas veces pasa que los vecinos y las vecinas no saben que tienen a una cuadra un espacio cultural, y eso es por diversos motivos que venimos analizando. 

En septiembre hicimos TECLA, del que participaron casi 30 espacios. Respecto a las actividades de ese dia, cada espacio hizo las activiades que suele hacer siempre, talleres abiertos, clases, y otros espacios generaron una movida especial, onda fiesta, varietes, música, artes visuales, 

¿Desde cuando se reúne y existe el Frente de Artistas del Oeste? 

El Frente de Artistas tiene dos años de vida. Tenemos una dinámica asamblearia, una reunión abierta. A veces tenemos actividades planificadas, y ahí nos reunimos solo los participantes más activos, pero despues hacemos la mayoría de reuniones abiertas a toda la comunidad. Todo aquel que tenga interés de organizarse a partir de la cultura tiene la puerta abierta.

Hay cosas que nos movilizaron mucho, por ejemplo el caso de Santiago Maldonado, o temas vinculados a los DDHH; a veces cuestiones más barriales, pero los puntos de construcción de la red surgen y se consolidan.

A partir de TECLA contactamos con algunos espacios nuevos, nos sumamos con murales o actividades y tratamos de aportar y armar la red propia porque también el Frente vincula o hace de puente y eso ayuda a la expansión de la red que queremos siga creciendo. 

¿Podes contarme algunas de las cosas que formaron parte de TECLA en esos 30 espacios que participaron?

Ese día hubo muchas actividades. Para nosotros fue muy importante que participe la orquesta juvenil de Ciudad Evita. Era un programa del Estado, pero con los recortes del Macrismo pasó a ser autogestiva y la lucha como todos. 

A través de TECLA conseguimos que un colectivo de la línea 96 que nos cobro muy barato y así pudieron participar los chicos con sus familias y los profes, haciendo un recorrido por cuatro espacios diferentes: Pasaron por la biblioteca Marcelo Peña de Ciudad Evita, después fueron a La Cachirula, que es un centro cultural, al lado de una biblioteca popular que se llama Alfonsina Storni. Ahí se hizo la muestra de cierre de todos los talleres de ese espacio; de poesía, de música, fotografía.

Después pasaron por la CTA que es la casa de los trabajadores. Tiene diversas actividades culturales; de percusión, guitarra, acrobacia, folclore, y muchos más. Y la orquesta terminó en BARRO que es un espacio cultural en Isidro Casanova, donde también participaron los payamédicos. Allí también funcionan talleres de artes visuales, y una ludoteca grande que sacaron a la calle para ese evento. 

Otro espacios que participaron fueron las escuelas de circo de La Matanza: Aluperan de Ramos Mejía, Gravedad Cero de Laferrere, El Fondo Circo de Aldo Bonzi y Desde Arriba de Villa Celina. Todos hicieron talleres abiertos y gratuitos para todos, y terminaron con una función de circo.

¿Cómo se organizan?

Con un grupo de Whatsapp y con mucho entusiasmo y pilas de compartir todo lo que fue TECLA. Hubo mucha euforia ese día, nos compartimos videos de las actividades y se generó una energia increible entre todos. Tratamos de registrar todo lo que podíamos, teníamos un cronograma de recorrido para cubrir todas las actividades y poder registrarlas.

Fue increíble.

Después en el balance pudimos contarnos que nos pareció, pero en general fue muy positivo el saldo. 

Fue muy diverso, heterogéneo. Por ejemplo, en La Cachirula nos contaban que se sumó mucha gente del barrio a los talleres, y se enteraron de que existían a partir de la jornada de TECLA. Eso es parte de lo que buscamos desde el Frente.

Hay un uso fuerte de las redes sociales, pero hay algo que nos pesa mucho que es el caminar cuadra por cuadra, pegatinas y difusión en el barrio, con los comerciantes y vecinos. Ese complemento comunicacional generó el alto impacto que tuvo la primera experiencia de TECLA.

Imagino que con el potencial y el empuje que vienen tienen nuevos objetivos a corto plazo ¿Como sigue el año para el frente y los espacios?

Tenemos un trabajo importante con la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos. Nosotros tenemos una Asamblea en La Matanza que tiene una sede que es un terreno recuperado en San Justo, Ruta 3 y las vías. El organismo se dedica a asistir y asesorar con abogados a gente que ha padecido diferentes situaciones con respecto a la violencia institucional. Además en el espacio, funcionaba todos los miércoles un comedor con actividades recreativas para jóvenes y niños.

No es facil ese trabajo. Siempre tuvieron amenazas y situaciones difíciles porque por lo general las denuncias que reciben son contra policías y gente complicada. Hace muy poco prendieron fuego todo el espacio, así que se hizo una gran movida para recaudar y poner en condiciones el lugar nuevamente.

Nosotros como Frente, intentamos siempre articular con estos espacios y estos organismos, no solo desde lo artístico sino desde el recurso humano, estar ayudando y estar presente en el día a día.

¿Cómo ves como trabajadora de la cultura la nueva etapa que inicia en la Argentina, a partir del cambio de Gobierno?

Respecto a la caracterización de esta nueva etapa me parece que hay cosas que no son menores, como por ejemplo que haya de nuevo un ministerio de Cultura. 

Más allá de eso, lo que nos parece fundamental como artistas, como trabajadores culturales es que hay que disputar, ganar poder y la autogestión como herramienta es fundamental. En general, los espacios que se crearon a partir de aportes de algunas esfera del Estado, luego, cuando esos recursos se acabaron les costó mucho mantenerse y en muchos casos tuvieron que cerrar. Entonces, este asistencialismo o subsidio completo nos parece que puede ser peligroso si no existe el trabajo de base.

Al mismo tiempo, es contundente que a partir del Macrismo hayan subido los servicios y eso destruyó a un montón de lugares como sociedades de fomento o clubes del barrio. Costaba mucho organizarse porque el dia a dia se fue poniendo dificil. 

Creemos que hay un cambio, que no va a ser lo mismo que este Macri a que este Alberto Fernández. Pero más allá de eso,  nosotros tenemos un compromiso de lucha y crecimiento colectivo, generando espacios, disputas, pensamiento crítico. 

No hacemos esto para decorar casas, ni estar en museos, ni por glorias personales, más bien todo lo contrario: la cultura popular, organizada y desarrollandose colectivamente.


Instagram: teclalamatanza

Facebook: Frente de Artistas del oeste

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre acá