El 12 de noviembre tuvo su limitado debut la plataforma de streaming Disney+, y con esto la empresa del ratón entró finalmente a la competencia por el mercado que hasta hace poco dominó Netflix. Su llegada vino acompañada de todo el catálogo de Disney, Pixar, Fox y LucasFilms, y el primer estreno exclusivo fue la esperadísima “The Mandalorian”, del universo Star Wars. Siendo la primera serie para televisión de acción real de la franquicia, sorprende tanto a fanáticos como casuales con su sencillez, nostalgia, guiños y una impresionante puesta en escena.

La serie, ambientada temporalmente entre los Episodios VI y VII, cuenta la historia de “el Mandaloriano” (Pedro Pascal), un caza-recompensas que trata de ganarse la vida luego de la caída del Imperio Galáctico. La historia comienza con nuestro protagonista aceptando un encargo que, argumento de por medio, lo junta con quien será el hilo conductor de la temporada: un pequeño cuya raza parece ser la misma que la de un popular personaje de la saga, que logró inundar Internet de memes a minutos de su aparición en pantalla. El interés de los caza-recompensas y de grupos que sobrevivieron a la caída del Imperio por el niño pondrá al Mandaloriano en problemas, quien deberá velar por su protección a partir de ahora.

La apuesta de LucasFilms por un western espacial a cargo de Jon Favreau es algo nuevo. A veces aventura de tiros, otras policial noir, “The Mandalorian” no defrauda. Con apenas 3 episodios en su haber hasta el momento (se estrena todos los viernes por la plataforma digital de Disney), su sencillez y apuesta visual son suficientes para considerarla un éxito. Con un guión escaso en diálogos y una puesta en escena que nada puede envidiarle a la producción de la última saga cinematográfica, la serie retoma algo de la vieja escuela tomando la estética de la primer trilogía. Planetas desérticos, naves en ruinas, reuniones en bares abarrotados y la aparición de los nada simpáticos Jawas enmarcan un universo con guiños constantes a la situación que dejó la caída del Imperio en el Episodio VI. Esta mística choca un poco con ciertos usos de la música o personajes que sobre-extienden sus dialogo, pero que no restan calidad al argumento.

Otro elemento que sobresale es la extensión del universo Star Wars. Los Mandalorianos son una raza de humanos guerreros que cuentan con una impresionante historia dentro del canon de Star Wars y en esta serie hacen su primer aparición live action, aunque la similitud de sus armaduras con la utilizada por otro personaje de la saga nos haga creer lo contrario. Elementos casi religiosos de su cultura y la historia de su pueblo forman parte del argumento de la serie, con escenas que ilustran su reputación como guerreros temidos por los propios Jedi.

Es muy pronto para juzgar si “The Mandalorian” está o no a la altura de la saga. El compromiso de LucasFilms de estrenar una nueva entrega cada Navidad llevó la saga a un lugar donde los spins-off perdieron cierto atractivo argumental pero sin perder seguidores. Por el momento la apuesta al formato televisivo es atractiva e interesante, presentando la mayoría del tiempo un guión muy bien realizado al que no le sobra ni falta nada, llamando la atención entre tanta sobre-oferta de series con argumentos sobrecargados o vacíos. Como serie de aventuras es rápida y emocionante, y da en la tecla al llamar la atención de propios y ajenos. Bienvenida sea a este universo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre acá