Podes escuchar la nota acá

La década empezaba en enero de 2010 con Martín Redrado atrincherado en el Banco Central, sin aceptar que Cristina Fernández lo removía del cargo de Presidente de la entidad. En mayo, seis millones de personas desbordaban la Avenida 9 de Julio durante la Semana del Bicentenario; hecho que, sabríamos en una película documental tiempo después de boca del actual jefe de la bancada de Diputados del Frente de Todxs, Máximo Kirchner; que Néstor, su papá, tomaría ese mega evento como el quiebre cultural que demostraba la posibilidad de consolidar el proyecto político que encabezaba Cristina, su mamá. 

Por esos días, Maradona partía a Sudáfrica con un Lionel Messi que jugaba su segundo mundial. Luciana Aymar volvía a ser la mejor del planeta en el mundo del hockey. El matrimonio igualitario llegaba en el mes de julio y Argentina se volvía un poquito más justa. Las tomas de colegios empezaban a poner muy nervioso a Eduardo Feinmann, mientras que en Chile rescataban a 33 mineros. 

Octubre fue un mes trágico. El 20 de ese mes un joven militante del Partido Obrero de 23 años, llamado Mariano Ferreyra, moría tras recibir un disparo en el tórax en el medio de una interna sindical de Ferroviarios. El día 27 todo cambiaba para siempre. El Censo Nacional quedaba en un segundo plano aquella mañana donde Néstor Carlos Kirchner pasaba a la inmortalidad y millones de personas conmovidas salían a la calle para despedirlo y acompañar a la Presidenta en su pérdida irreparable.

En la Ciudad de Buenos Aires, con menos de un mes de diferencia, se derrumbaban el boliche Beara Lounge Club y un gimnasio en Villa Pueyrredón; muertos, heridos y negligencia política durante la gestión del Macrismo porteño. 

La piña de Graciela Camaño a Carlos Kunkel en el Congreso, el primer DNI otorgado a una persona trans no reasignada.

Diciembre terminó con la toma de tierras en el Parque Indoamericano de Villa Soldati.

Seis millones de personas durante los festejos del Bicentenario de la Revolución de Mayo.

El 28 de marzo de 2011, tras dieciocho años de prisión, sale de la cárcel bajo libertad condicional, el femicida Ricardo Barreda. 

Ese año debutaron las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias. Comenzaba la eliminación gradual a los subsidios de los servicios de gas, luz y agua; se votaba la Ley de Fertilización asistida y Tecnópolis desbordaba de visitantes en su debut en el predio de Villa Martelli. 

El asesinato de Facundo Cabral en Guatemala. El satélite argentino SAC-D/ Aquarius, construido íntegramente en Bariloche, fue lanzado en EEUU, y la aprobación de la Ley para Celíacos sumaba algunos puntos más para el lado de la Justicia Social. 

También fueron condenados a cadena perpetua, Alfredo Astiz, Jorge Eduardo “Tigre” Acosta, Roberto Cavallo y otros nueve genocidas, en la histórica “megacausa” por crímenes de lesa humanidad cometidos en la ESMA durante la última dictadura.

En las elecciones de octubre Cristina Kirchner arrasaba en las urnas, obteniendo más del 55% de los votos.

Cristina Fernández en la asunción de 2011, junto a su vicepresidente, Amado Boudou.

El 2012 arrancó con la tiroidectomía total a la que tuvo que someterse la Presidenta en el Hospital Austral. La Masacre de Once dejaba 51 muertos y centenares de heridos. En abril el Poder Ejecutivo enviaba el proyecto de reestatización de Repsol-YPF al Congreso. La CGT se partía y Moyano se alejaba políticamente del Gobierno Nacional. Se lanzaba el Plan PROCREAR para la compra de viviendas y se aprobaba el Voto Joven, que incluía a ciudadanos de entre 16 y 18 años para votar en las próximas elecciones. La marcha conocida como #8N fue masiva, luego de ser convocada y casi organizada por los medios monopólicos, con el Grupo Clarín a la cabeza.

A las 8:33 a.m. del miércoles 22 de enero, ocurría la Tragedia de Once, en la estación de trenes.

El 2013 fue agitado: inundaciones en La Plata con 2.200 evacuados y 78 muertos oficiales. Sergio Tomás Massa ganaba las elecciones legislativas de medio término en la provincia de Buenos Aires, Capitanich ascendía como Jefe de Gabinete de Ministros. Kicillof dejaba de ser vice para pasar a ser ministro de Economía, mientras que Guillermo Moreno abandonaba la secretaría de Comercio Interior, tras ocho años en la función pública nacional. Déficit energético, cortes de luz, la tragedia de Castelar en el ramal Sarmiento obligaba al Gobierno a estatizar por completo el servicio de trenes, luego de sumar tres muertos al desastre. Los Fondos Buitre, el Juez Griessa. El accidente en helicóptero del gobernador de San Juan, José Luis Gioja. El nacimiento de Néstor Iván. La explotación de Vaca Muerta, el acuerdo con Irán, la constitucionalidad de la Ley de Servicios Audiovisuales. Los paros y reclamos de las policías provinciales cerraron el año con el sabor amargo de la desestabilización política. 

400 mm acumulados en cuatro horas en la ciudad de La Plata y zonas linderas.

En el 2014 ocurría el incendio de Iron Mountain y la muerte de diez personas. Además, continuaba la pelea con los Fondos Buitres. Se realizaba el pedido de Juicio oral contra el vicepresidente Amado Boudou por la causa conocida como Ciccone calcográfica. Se lanzaba el satélite Arsat-1. El mundial en Brasil de Messi y la mejor selección subcampeona de todos los tiempos, y a los 82 años moría Julio Grondona. 

Estela de Carlotto se rencontraba con su nieto, y las Abuelas de Plaza de Mayo le devolvían la identidad a 114 argentinos hasta ese momento. Se promulgaba el nuevo Código Civil, y luego de cinco años y ocho meses es encontrado el cuerpo de Luciano Arruga.

Ignacio Montoya Carlotto junto a Estela, su abuela.

El 2015 empezó con el suicidio de Alberto Nisman en su departamento de Puerto Madero. A raíz de este hecho, los fiscales de la Nación salieron a la calle organizando la Marcha de los Paraguas, para exigir la Justicia que debían ejercer. Paro General de la CGT y la culpa de todo parecía ser de Cristina. Elisa Carrio y Ernesto Sanz se sumaban al armado de Macri y creaban Cambiemos

En junio, la consigna ‘Ni una menos’ invadía las calles y empezaba la pre revolución de las mujeres. El posporno llegaba a la Facultad de Ciencias Sociales. Se presentaba Whatsapp Web para usar la app de mensajería en la PC. Se lanzaba el Arsat-2, primer debate presidencial, primer ballotage, nieto recuperado 119, una Plaza de Mayo desbordante para despedir a Cristina. Pinedo Presidente, y el feo día no permitía que la gente vaya a saludar al nuevo Primer Mandatario que bailaba como un freaky en el balcón de la Casa Rosada. 

La danza de Voldemort en el balcón de la Casa de Gobierno.

El 2016 empezó con miles de empleados públicos despedidos por el Macrismo que confirmaba su insensibilidad social y su Gobierno para ricos. Prat Gay se bajaba los pantalones frente a los Buitres y desembolsaba 9 mil millones de dólares. El escándalo mundial conocido como Panama Papers dejaba en evidencia la corrupción del Presidente argentino, pero los medios no se enteraron de nada. El centro de la ciudad de Buenos Aires se llenaba de banderas de los Estados Unidos por la visita de Barack Obama que coincidia con el Dia de la Memoria. 

Cristina va a declarar a Comodoro Py y vuelve a llenar las calles de Pueblo. El ex secretario de Obras Públicas del Gobierno Popular fue encontrado en un convento de la localidad de General Rodriguez tratando de esconder nueve millones de dólares repartidos en varios bolsos. Messi vuelve a perder una final con la albiceleste, esta vez en la Copa América Centenario. Comenzaban a circular los nuevos billetes con animales autóctonos, Macri le pedía disculpas al rey de España por los dos siglos de independencia, aunque su Bicentenario pasaba sin pena ni gloria. En los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, vimos por última vez con la camiseta de la selección a Emanuel Ginobili. El genio de Marcos Peña organizaba el mini Davos en el Centro Cultural Néstor Kirchner, prometiendo una lluvia de inversiones que nunca llegó, y por primera vez la Argentina ganaba la Copa Davis. La persecusión política contra Milagro Sala terminaba con su detención en Jujuy, Cristina procesada por Bonadio y la oscilación de Massa y su oposición responsable. Para los medios concentrados se acabó la inseguridad y lo único que importaba era meter presa a la ex Presidenta, cueste lo que cueste.

La filtración informativa en medios de prensa de documentos confidenciales de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca.

En el 2017 los conflictos gremiales por los justos reclamos docentes abrían el año. Javier León y Juan Francisco Bulacio, encontraban la muerte en el mismo lugar y el mismo momento que el Indio Solari juntaba 150 mil almas en la ciudad de Olavarría. La indignante desaparición y muerte de Santiago Maldonado demostraba la bestialidad inhumana de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Un impresentable con el mismo apellido llamado Esteban, le ganaba la elección de medio término a Cristina, quien no aceptó ir a una interna peronista con Florencio Randazzo, impulsado por su jefe de campaña, Alberto Fernández. Comenzaba el show de las prisiones preventivas: Julio De Vido, Amado Boudou, Carlos Zannini, Luis D’Elía y Cristóbal López, todos presos. La desaparición del submarino ARA San Juan y más negligencia política en tiempo de Macrismo. La reforma previsional y una rebelión popular invadía la Plaza de los Dos Congresos. Cristina Fernández, tras dos años sin fueros, vuelve a asumir como Senadora de la Nación.

Santiago Maldonado Presente.

En 2018, Argentina era el país anfitrión para la Cumbre del G20. Mauricio Macri anunciaba orgulloso el regreso al FMI. El Movimiento de Mujeres logra un hito y la despenalización y legalización del aborto, seguro y gratuito, obtiene media sanción en la Cámara Baja, pero no logra pasar en el Senado. Michetti celebraba la muerte clandestina, cerrando la votación de madrugada con una penosa frase: ¡Vamos todavia!

River le ganaba a Boca la final de la Copa Libertadores, pero en España. La actriz Thelma Fardín denunciaba por violación a Juan Darthés. El Presidente recibía como un héroe al oficial Luis Chocobar, trás haber matado a un delincuente por la espalda. Las tarifas de los servicios y el transporte público urbano comenzaban a aumentar sin techo. El dólar rompe la barrera de los 40 pesos. 

En el 2019 no había blindaje mediático que resista para sostener a Macri y sus secuaces, y el descontento generalizado le ganaba a las mentiras. El dólar no paró nunca de subir su precio y con él, subían los alimentos, los combustibles y los servicios. 

El sábado 25 de mayo, Cristina Fernández despertaba a los argentinos y argentinas con un video con reflexiones y decisiones. Anunciaba, a través de sus redes sociales, que le había pedido a Alberto Fernández que encabece la fórmula que, juntos, iban a presentar como síntesis de la unidad que el Peronismo necesitaba para derrotar al gobierno de chetos. 

Después de tomarse un par de cafecitos con Alberto, Massa se sumaba al armado opositor y aportaba un caudal de votos sustancial para romper con la premisa que tanto desvelaba al armador político devenido en candidato presidencial: Con Cristina sola no alcanza, sin Cristina no se puede

Pichetto le dijo inmediatamente que sí a la propuesta de Macri para ser su candidato a vice y ojalá se jubile de una vez por todas. Durante este año, Latinoamérica se convertía en un hervidero de Pueblos cansados; Chile, Ecuador, Bolivia, y el neoliberalismo del siglo XXI, entraba en crisis, esperemos que de forma terminal y para siempre.

La cuarta marcha del Ni una Menos, y la Revolución de las Mujeres empezaba a consolidarse para convertirse en nuevo orden, y el violador eres tu, sos vos, soy yo, somos todos los hombres que no cuestionamos nuestros privilegios y no hacemos nada para cambiar. El 16 de junio, el país entero se quedó sin luz. Bolsonaro demostraba al mundo que había un presidente más bruto y siniestro que Mauricio, mientras ardía el Amazonas  y Racing salía campeón de la Superliga. 

Traspaso de mando en el Congreso y un apretón de manos en contra de la hipocresía nacional.

Si Carlos Gardel aseguraba que ‘veinte años no es nada’, diez son la mitad de nada. Un suspiro en la vida de un Pueblo;  de una sociedad terca y obstinada, arrogante y solidaria, un poco esquizofrénica, pero buena leche. Si la democracia argentina fuera una persona, estaría por cumplir treinta y siete años, como yo y toda una generación que llegamos a adultos, nacidos en el ‘83, sin un solo atisbo de terror dictatorial en nuestra memoria. Entramos a la década del ‘10 con la ilusión de un país más justo y nos salimos de ella con la responsabilidad de que así sea. Ya no hay margen de error. Que en los próximos años reine en el Pueblo, el amor y la igualdad.

¡Salúd!

2 COMENTARIOS

    • Gracias por leer mi nota en #ElRebusque. Podes escribir tu propia perspectiva de la década y cuales son los hechos relevantes y desde que punto de vista ideológico los seleccionas y conversamos y analizamos entre todos los puntos de vista de todos. Espero con ansías tu aporte al análisis.
      Saludos y gracias!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre acá