La lucha de género alcanza los medios de comunicación y pone en jaque la hegemonía masculina en la radio. Casi el 70% de la radiofonía argentina está conducida y dirigida por hombres.

Es temprano y encontrar una conductora en la radio es casi tan difícil como encontrarla en Good Morning, Vietnam. Ni hablar de un fuego amigo feminista, una agenda LGBTQ, todo parece una utopía en la primera y segunda mañana de la radio.

A la cultura machista se le notan las fracturas en su perspectiva de género, pero todavía tienen los medios de comunicación, sus leales amos de compañía. Esos medios que en las sociedades modernas se convirtieron en grandes productores de cultura y generadores de discursos. Esos que por default reproducen, como hipnotizados, patriarcado por todos los wines.

El programa de radio feminista Nos Quemaron por Brujas, ganador del premio Lola Mora 2017, realizó un informe que arrojó los datos duros del poder: los hombres conducen el 69% de los programas (el monitoreo se hizo durante el año pasado durante la mañana, en 16 programas de las 15 radios AM y FM más escuchadas según IBOPE). Y, lamentablemente, el poder sexista no termina ahí, no solo son los protagonistas del prime time, sino que además tienen el monopolio de las columnas más importantes como Política (86%) y Economía (100%), y son los dueños de las columnas de Deporte y de Humor.

Algo parecido sucede con el periodismo de calle, “a las minas se las manda a hacer precios y canasta familiar, útiles escolares, no política” me dice sin vueltas Marcela Ojeda, empoderada de la patria movilera de la AM. Ganadora de un Martín Fierro por su trabajo en Radio Continental y conductora de Mujeres de Acá por Radio Nacional, no deja espacio para la duda: “somos 3 movileras en AM, no hay más. De hecho, en Continental no contratan una desde hace por lo menos 10 años”.

Flor Halfon es una de las pocas conductoras de radio con Antes Que Nadie por la Metro. Con 20 años de oficio encima, considera que “la radio deja de ser un mundo de hombres cuando un hombre decide abrir el juego a otras voces y una mujer pelea por un puesto”. Y a pesar de que eso genera un panorama incómodo, se considera optimista: “hoy hay muchas más mujeres con conciencia de género y más tipos dispuestos a entender este asunto, y eso se empieza a notar”.

Florencia Martínez, productora de Reynaldo Sietecase en La Inmensa Minoría (Radio con Vos), fue despedida de Radio La Red en el 2010 durante su embarazo: “lo que me pasó a mí, por ejemplo, ahora con las redes sociales, bastaba un retweet, para que me reincorporen. Cambiaron las cosas porque las mujeres las visibilizamos”. Después de estar más de una década para convertirse en productora ejecutiva, haber encontrado un espacio de trabajo funcional a su rol como profesional y madre, es realmente un premio a 18 años de trayectoria.

Marcela, que es miembro de #Niunamenos, aunque considera loable que en muchos espacios haya mujeres que puedan alzar la voz, remarca que falta su presencia en los cargos jerárquicos: “las gerentes de noticias son mujeres en varias radios, pero ese es el techo, todos los superiores inmediatos son varones, los puestos de poder son de los hombres”.

No es poco lo que se logró desde la lucha colectiva, la mujer ya no se contenta con susurrarle la temperatura a su compañero estrella, y eso se sabe. También se sabe que su capacidad y su pensamiento crítico son también su valor agregado. Falta un largo camino, no solo en la radio, pero parece no haber más lugar para las boquitas pintadas que callan y otorgan. Ahora esas bocas con rouge, quieren aire, y lo quieren ya.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre acá