La película de Studio Laika estrena en las pantallas nacionales. En la siguiente nota, enterate por qué es el film stop-motion más ambicioso de la historia.

Quienes se adentran seguido en el maravilloso mundo del cine de animación deben estar familiarizados con un panorama actual de films apuntados a niños con historias básicas, moralejas remarcadas y una animación que apunta más a la homogeinización y la caricatura que al realismo, salvando las honrosas (y geniales) excepciones que -casi- siempre propone todo lo salido de la factoría Disney/Pixar o un tapado que agita las aguas como la ganadora del Oscar Spider-Man: Un Nuevo Universo (Spider-Man: Into The Spiderverse, 2018).

Sin salir del mainstream americano (porque en Europa tenemos a los genios de Cartoon Saloon y en Japón descansa el gigante Studio Ghibli de Hayao Miyazaki), la gran cartelera animada aparece en gran parte copada por las propuestas anodinas de Illumination y Blue Sky Animation;a la espera de que Disney y Pixar se pongan la 10 para sacar un producto de calidad o que surja una nueva The Lego Movie (2014) o Spiderverse que nos sorprenda a todos. Pero lo que el público casual ignora es que hace años hay un estudio independiente dando vueltas que no para de sacar producciones de altísimo nivel.

Laika se fundó en el año 2005 de la mano de Travis Knight, hijo de uno de los co-fundadores de Nike. Durante años, el heredero millonario persiguió una carrera musical sin mucho éxito ni entusiasmo y hasta logró producir su propio álbum debut en 1993 (Get Off Mine). Al poco tiempo de graduarse de la Universidad Estatal de Portland, comenzó a trabajar como pasante en el estudio de animación de Will Winton, donde su padre era accionista. Con el tiempo, Travis descubrió que su pasión era la animación, mientras trabajaba en series animadas para televisión y comerciales. El estudio de Winton perdía dinero en cantidades industriales y los Knight decidieron convertirse en accionistas mayoritarios para reorganizar el estudio y rebrandearlo.

Knight fue ascendiendo hasta convertirse en vice presidente de animación y animador principal en películas como Coraline y la Puerta Secreta (Coraline, 2009), ParaNorman (2012) y The BoxTrolls (2014). En 2016 dio el salto a la dirección con la sublime Kubo y la Búsqueda Samurai (Kubo and the two Strings, 2016). Laika pasó de estar al borde la quiebra a convertirse en un nombre de prestigio dentro del mundo de la animación. Hoy en día son uno de los últimos estudios que se dedican enteramente a la animación stop-motion, en un mundo donde el cine se vuelca cada vez más a las imagenes generadas por computadora (C.G.I.).

Los pequeños sets de cada escena están cargados de minúsculos detalles, emulando a un plató de escala real. Para Señor Link se construyeron más de 110 sets y 65 locaciones.

Laika encontró el equilibio justo entre tecnología y animación casera a la vieja usanza: sets armados con meticuloso detalle y ropitas tejidas o cosidas a mano, marionetas artesanales, rostros impresos en 3-D y fondos armados en pantallas verdes y CGI.

Para su quinta y úlltima película se requirieron unas 1486 tomas de animación, el mayor número de tomas en una película stop-motion hasta el momento (el tiempo de trabajo standard para un animador por semana es de 4.3 segundos de metraje). Esto la convierte en el proyecto más arduo, caro y ambicioso de la factoría Laika hasta el momento. ¿Pero de qué trata Señor Link?

El aventurero Sir Lionel Frost (voz original de Hugh Jackman) desea dar con un gran descubrimiento para ganar fama, prestigio y la admisión a un reputado club de exploradores. Sus planes parecen encaminarse cuando recibe una carta alertando sobre la presencia de un enorme sasquatch en el nororeste de los Estados Unidos. Al llegar, Sir Lionel es sorprendido por la aparición de un inteligente Pie Grande (voz de Zach Galifianakis) que requiere su ayuda: al ser el último de su especie, desea viajar al Himalaya en la búsqueda de sus lejanos parientes, los Yeti.

Lo que sigue es un derrotero de aventuras a lo largo del mundo, atravesando tormentas enbravecidas en barco, escalando montañas, enfrentando a mercenarios y asesinos en bares, todo para conectar a este solitario eslabón perdido con los de su especie.

Señor Link es una gran aventura repleta de proeza técnica en cada fotograma, con una paleta de colores deslumbrante y que toma mucho de La Vuelta al Mundo en Ochenta Días (Le Tour du Monde en Quatre-Vingts Jours, 1872) de Julio Verne para contar una adorable historia, de esas que los padres pueden ver junto a sus hijos e hijas sin tener que aburrirse o someterse a una historia básica que recurre a colores brillantes, chistes tontos y estímulos simples para capturar la atención de los pequeños.

Las películas de Laika no serán grandes tanques de taquilla que arrasan con el público (pese a sus escuetos presupuestos, su mayor éxito hasta la fecha solo logró recaudar $124 millones de dólares), tampoco venderán toneladas de merchandising, pero detrás de cada film hay un gran equipo de profesionales apasionados por sostener un arte casi olvidado y un enorme montón de fotogramas y clips de stop-motion que respaldan su trabajo.

Reseña
PUNTAJE
Mariano Patrucco
Periodista especializado en cine y series. Como estaba muy alfabetizado para ser youtuber, decidió hacerse un podcast.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre acá