Lo confirmó esta mañana Armando Pepe, Presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires, en declaraciones a Radio Continental. Aseguró que están “satisfechos y contentos” con la voluntad que mostró el gobierno nacional de flexibilizar la compra de divisas para las operaciones inmobiliarias.

“La fórmula que propusimos es que una persona con una inmobiliaria hace una reserva de una propiedad, le lleva la documentación a un escribano y luego notifica al banco con una notificación notarial electrónica, que demuestra que está en condiciones de escriturar en 72 horas. El Banco Central queda notificado y autoriza la operación” explicó el dirigente del colegio inmobiliario porteño.

La medida sería anunciada oficialmente entre el viernes y el lunes. Tendría un tope de 146 mil dólares y regiría sólo para la compra de vivienda única, explicó Alejandro Bennazar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), a la Agencia NA.

La medida busca reactivar el mercado inmobiliario que está transitando el peor año de su historia. En la Ciudad de Buenos Aires se acumulan 14 meses consecutivos de caída en el número de operaciones y la CIA proyecta que cerraran el año con sólo 30 mil escrituras, 6 mil menos que el peor registro histórico de plena crisis del 2001.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre acá