El Presidente partirá a los Estados Unidos hoy a la noche y estará de vuelta en Buenos Aires el día miércoles. Un viaje relámpago, junto a su equipo económico, con poca agenda política y muchas dudas económicas.

Acompañado por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, el canciller Jorge Faurie, el subsecretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y el Presidente del Banco Central, Guido Sandleris, Mauricio Macri dará su tercer discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. El equipo económico tendrá una agenda paralela con el Fondo Monetario Internacional.

El Presidente tendrá 15 minutos para repasar su agenda internacional, en un discurso donde se espera la reivindicación del reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas y un posicionamiento ante la situación política de Venezuela. Probablemente, Mauricio Macri también se expida sobre la presunta participación de Irán en el atentado a la AMIA, que ubicará al país del lado estadounidense en la delicada situación que se vive en el Golfo Pérsico.

Recinto de la Asamblea General de las Naciones Unidas

En las escasas 24 horas que pasará en Nueva York, Macri tendrá una agenda liviana que incluirá una reunión con la expresidenta de Chile, Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, sobre la situación humanitaria en Venezuela. Además, participará del cóctel protocolar organizado por el gobierno estadounidense para agasajar a los mandatarios presentes en la reunión máxima de la ONU.

La relación entre Mauricio Macri y Donald Trump se encuentra virtualmente congelada hasta después de las elecciones generales. Los mandatarios apenas cruzarán un saludo protocolar y una fotografía, pero no mantendrán reuniones de ningún tipo. Desde Cancillería indicaron que tampoco está prevista la participación en la reunión bilateral sobre Venezuela, convocada por el Departamento de Estado estadounidense.

La agenda del equipo económico que acompañará al Presidente irá en paralelo. Lacunza y Sandleris se reunirán con David Lipton, Director Gerente Interino del FMI, y con Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo. Allí intentarán obtener el desembolso de los 5.400 millones de dólares restante del acuerdo Stand By, aunque la respuesta será una vez más negativa.

El FMI sólo autorizaría el desembolso si existe un acuerdo político entre el oficialismo y la oposición respecto a la política económica a partir del 10 de diciembre. Un escenario que será sólo posible luego de las elecciones de octubre cuando esté definitivamente electo el próximo presidente.

Macri asistió a la cita anual de la ONU en 2016 y 2018, mientras que en 2017 en su lugar viajó la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti. El año pasado, Macri volvió a reivindicar la soberanía argentina en las Malvinas y otras islas del Atlántico sur y anunció que denunciaría a Venezuela ante la Corte Penal Internacional por violaciones a los derechos humanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre acá