Biogás en Argentina: Transformando el problema ambiental en una solución

Biogás en Argentina: Transformando el problema ambiental en una solución
Desarrollo y asistencia, Elección del editor, Energía, Medio ambiente, Especialidades, Alimentación y agricultura, Titulares, Integración y desarrollo al estilo brasileño, América Latina y el Caribe, Proyectos, Tipos regionales, TerraViva Naciones Unidas

Energía

Biodigester, la Cooperativa Agrícola y Ganadera Monje, que agrupa a 550 pequeños agricultores de esta ciudad del noreste argentino a orillas del río Parané, produce biogás y biofertilizantes que se utilizan en los cultivos para alimentar su planta oleaginosa. Crédito: Cortesía de Cobmon

Buenos Aires, 11 de mayo de 2021 (IPS) – “Hasta hace cinco años no conocíamos la economía circular, pero hoy nuestros residuos producen productos ecológicos y aportan ingresos”, dice José Luis Barinad, gerente de la cooperativa que agrupa a unos 550 pequeños agricultores en Monje. , Argentina.

Su historia refleja una realidad que ha comenzado a extenderse en los últimos años en el campo de este país sudamericano, una potencia tradicional en la producción de alimentos. Hoy, tanto los pequeños agricultores como las grandes agroindustrias generan energía y otros productos a partir de lo que antes se consideraba un desperdicio, que era puramente un problema ambiental.

La Cooperativa Agrícola y Ganadera Monje La nororiental provincia de Santa Fe se ubica a 370 kilómetros al norte de Buenos Aires y tiene una granja porcina de 200 semillas que vende 90 animales a la semana, dijo Barinad a IPS por teléfono desde su ciudad natal.

“Los agricultores comienzan a darse cuenta de que los desechos del ganado no son un desperdicio, sino una materia prima que puede agregar valor y que el problema ambiental puede convertirse en una solución rentable”. – Diego Barrero

Hasta hace poco, el compost se recolectaba en grandes piscinas al aire libre, que eran un importante emisor de metano, uno de los principales gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global (GEI) en la atmósfera.

Sin embargo, con la inauguración de un biodigestor en 2018, los granos que salen de la granja porcina ahora están siendo tratados con otros desechos orgánicos que se descompondrán.

El biodigestor imita a la naturaleza al convertir la materia orgánica en energía utilizando bacterias que llevan a cabo el proceso de degradación anaeróbica.

El biodigestor de Monje está formado por un gran tanque, cubierto de lona con paredes impermeables, reforzado con caucho, que está herméticamente cerrado, que fluye por los desagües de salida de las actividades agrícolas.

READ  La minera canadiense BitFormes planea un nuevo sitio de minería de Bitcoin en Argentina | Noticias de divisas | Noticias financieras y comerciales

Parinad explicó que el biogás resultante tiene dos usos: “Lo usamos como combustible para un generador eléctrico, que cubre el área de consumo de nuestra planta de aceite, y también para el secador de granos que usamos cuando la cosecha es húmeda. También extraemos biofertilizantes utilizados en nuestro campo de 35 hectáreas. “

La construcción del biodigestor costó casi $ 100,000, gracias a una subvención de las Naciones Unidas. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) Y consulta con el Gobierno de Argentina Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

George Hilbert, Asesor Internacional del INTA, dijo: “El uso de biogás en este país ha crecido exponencialmente desde 2015. “Lamentablemente, se encuentra suspendido durante los últimos dos años debido a los problemas financieros que atraviesa Argentina”, agregó.

En la ciudad de Christopherson en el noreste de Argentina, Adeco, una empresa agroindustrial que invirtió $ 6 millones para producir biogás a partir del estiércol de 12.000 vacas, construyó biodigestores.  Adeco vende energía renovable a la red nacional desde hace más de tres años.  Crédito: Respeto por Adegokro

En la ciudad de Christopherson, en el noreste de Argentina, los biodigestores fueron construidos por Adeco, una empresa agroindustrial que ha invertido $ 6 millones para producir biogás a partir del estiércol de 12.000 vacas. Adeco vende energía renovable a la red nacional desde hace más de tres años. Crédito: Respeto por Adegokro

Hilbert está coordinando el Programa de Cooperación Global de Biogás Digital en el país, que el año pasado exploró las condiciones del mercado en Argentina, Etiopía, Ghana, Indonesia y Sudáfrica. La iniciativa está financiada por la Unión Europea, que está interesada en exportar su tecnología de biogás a países en desarrollo.

En Argentina, el estudio señaló que 100 plantas de biogás están en operación y que el principal potencial de esta energía renovable radica en los residuos de la producción de carne porcina y bovina y la industria láctea.

La generación de Biogás recibió un impulso en 2015 Ley de Fomento de las Energías Renovables Aprobado. El gobierno comenzó al año siguiente Proyecto RenovR, Garantizando así la compra de energía eléctrica generada con fuentes de combustibles no fósiles.

El ingeniero ambiental Mariano Putty, investigador del INDA en Bergamino, agradece a Renovar a IPS, se están construyendo o en construcción 36 plantas de biogás a gran escala que alimentarán la red nacional.

READ  Aplazado el partido de Hockey Pro League entre Bélgica y Argentina

Sin embargo, a Patti, por teléfono desde esa ciudad, que se encuentra a 220 km de la capital, aún le queda un largo camino por recorrer, sobre todo para los medianos y pequeños agricultores.

“El beneficio de los biodigestores es doble porque producen biofertilizantes que reemplazan a los fertilizantes químicos y fósiles, y reducen las emisiones de GEI de los desechos no tratados”, dijo.

“Hoy estamos desperdiciando un recurso en Argentina”, agregó Putty, citando ejemplos concretos como Navarro, un municipio agrícola ubicado a 120 km de Buenos Aires.

El experto explicó: “Navaro tiene una población de 20.000 y 180 cabezas de ganado, con un total de 38.000 vacas. Hoy en día, generan electricidad local a través de dos motores diesel y arrojan los desechos del ganado a un río en lugar de usarlos. “

Sin embargo, desarrollar la capacidad de los residuos agrícolas en Argentina no es una tarea fácil.

En 2018, INDA desarrolló un proyecto para Sour Lado, con una población de 6.000, y en la provincia nororiental de Santa Fe, la principal actividad es la cría de cerdos. Gracias a las aguas residuales, se habría proporcionado biogás a toda la comunidad que actualmente usa gas envasado, pero el proyecto colapsó debido a la caída de los fondos.

Ante el fracaso de este intento, el criador de cerdos local Gabriel Niccolino instaló un biodigestor en su propia granja, que contiene 200 semillas. “Hice esto con la ayuda del INDA y por ensayo y error es muy difícil conseguir un crédito en este país”, dijo Niccolino a IPS por teléfono desde ese pueblo.

“Comenzaré a usar biogás como combustible para producir electricidad para el establo de cría, que incluirá calor en las primeras semanas de los cerdos. Espero recuperar la inversión a largo plazo”, agregó.

José Luis Barinad, gerente de la Cooperativa Agrícola y Ganadera Monje, se encuentra junto al filtro de gas con instalaciones refrigeradas por gas antes de ser enviado a un biodigestor y generador de electricidad.  Biodigestor trabaja con residuos de granjas porcinas y otros residuos orgánicos.  Crédito: Cortesía de Cobmon

José Luis Barinad, gerente de la Cooperativa Agrícola y Ganadera Monje, se encuentra junto al filtro de gas con instalaciones refrigeradas por gas antes de ser enviado a un biodigestor y generador de electricidad. Biodigestor trabaja con residuos de granjas porcinas y otros residuos orgánicos. Crédito: Cortesía de Cobmon

¿Quién paga los costes medioambientales?

Según Ignacio Horaca, experto del INDA de la ciudad de Venado Turto, la visión de la producción de biogás a partir de residuos agrícolas es muy diferente según el tamaño de la finca.

READ  Información sobre terremotos: Mac moderado. 5.2 Terremoto - Departamento de Los Andes, 176 km al oeste de Salta, Departamento Capital, Salta, Argentina, jueves 11 de marzo de 2021 a las 6:54 pm (GMT-3)

Los grandes agricultores deben pensar en invertir millones de dólares en tecnología importada de países como Alemania e Italia. Hay mejoras para los pequeños fabricantes de universidades o empresas nacionales que brindan tecnología ”, dijo a IPS en la ciudad.

Agregó que “nadie ha pagado por el impacto ambiental de su operación en Argentina y el tema de la credibilidad económica es relevante. Si tuvieran que pagarlo, las cosas serían diferentes. De todos modos, es seguro que el biogás crecerá en este país en los próximos años. “

Biogás es una de las empresas agroindustriales más grandes de Argentina para elegir Adegocro, Que produce leche, granos, arroz, azúcar y etanol en Argentina y también opera en Brasil y Uruguay. Adegokro se describe a sí mismo como un “creador de alimentos y energías renovables bajo un modelo estándar”.

La empresa posee cuatro granjas lecheras en Christopherson, Santa Fe y 12.000 vacas lecheras.

“En 2004 comenzamos a investigar cómo se podía usar el estiércol de vaca. Dado que nuestro primer biodigestor natural fue el estiércol de vaca, lo usamos como estiércol en nuestros campos, pero descubrimos que tenía más energía”, dijo Lisandro Ferrer, jefe de proyectos industriales de Adeco.

Gracias al proyecto RenovR, y utilizando tecnología italiana, Adigocro ha invertido $ 6 millones en un biodigestor y suministra electricidad a nivel nacional desde noviembre de 2017. “Hay 1,4 MW de electricidad instalada. Podemos satisfacer las necesidades energéticas de una ciudad de 500 a 1000 habitantes ”, dijo Ferrer a Christopherson por teléfono.

“El biodigestor se alimenta con 200 toneladas de estiércol de vaca al día, que se envía a tres contenedores de hormigón de 5.000 metros cúbicos. La forma en que vemos a las vacas convirtiendo el maíz que comen en leche es convertir el resto en biogás para generar electricidad”, dijo. explicado.

Sin embargo, los promotores del biogás aún deben trabajar para estimular el interés de los productores agrícolas. Hace catorce años Diego Barrero fundó la empresa argentina Biomax, la cual se dedicaba a la producción y comercialización de biodigestores, luego de lo cual recorrió el país explicando los beneficios de este sistema.

“Estamos trabajando duro para reducir costos. Hoy tenemos 54 biodigestores instalados y el interés va en aumento. Tenemos un agricultor que, gracias a un biofertilizante elaborado con estiércol de cerdo, pudo incrementar el rendimiento de su violín de soja y en un año recuperó la inversión “, dijo Puros a IPS en Iris.

“Los desechos de la producción ganadera no son solo un producto de desecho, sino una materia prima que puede agregar valor y los agricultores están comenzando a darse cuenta de que el problema ambiental puede convertirse en una solución rentable”, dijo.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

El Rebusque