El Rebusque

Manténgase al tanto de los últimos desarrollos de Argentina sobre el terreno con noticias basadas en hechos de El Rebusque, videos exclusivos, fotos y mapas actualizados.

Buenos Aires Times | Argentina no puede hacer frente a su problema crónico de inflación

En la fábrica de pasta fundada por sus padres en 1970, Arturo Cabergos se enfrenta a otra crisis económica. En el primer trimestre de este año, la inflación general en Argentina alcanzó el 13 por ciento, que estuvo dominada por los precios de los alimentos.

“Hemos tenido muchas crisis con inflación y alta inflación, pero sólo cuando termine se pueden evaluar las dimensiones de la crisis actual”, dice Kabarkos. “La inflación disuelve los salarios y los subsidios”. [social plans]Esto aumentará la pobreza ”, dijo, afectando al 42 por ciento de la población.

En el medio siglo desde que abrió la fábrica de pasta La Imperial en La Lucilla, un suburbio de Buenos Aires, la inflación ha sido el flagelo más persistente de la economía argentina.

“Es difícil explicar por qué Argentina no ha podido hacer frente a la inflación porque, sobre todo, ha intentado todo tipo de políticas, desde las más tradicionales hasta las más hereditarias, con programas que se enfocan principalmente en las tasas de interés y su principal enfoque en controles de precios. Ninguno “, Matthias Rajnerman.

Con un máximo general del 42,6 por ciento en los últimos 12 meses, Argentina tiene una de las tasas de inflación más altas del mundo, superando solo la alta inflación de Venezuela en América Latina.

Problemas contables

Además de hacer pasta artesanal, La Imperial ha incorporado un servicio de comida a domicilio que ha crecido en medio de aislamientos de infección por virus corona. Sin embargo, la contabilidad es compleja.

“Es muy difícil traspasar los costos al público. Algunos productos han subido un 100 por ciento desde noviembre, como la pechuga de pollo, mientras que los precios de los envases han aumentado considerablemente.

READ  Argentina / Descubrimiento Volcánico, 81 km al oeste de San Antonio de los Corpus.

Con 18 trabajadores trabajando adecuadamente, La Imperial es propietaria de un local propio, por lo que no paga alquiler. Además, está ubicado en una zona de clase media-alta a la que acuden los clientes antes de que puedan dejar de comprar productos baratos por completo.

Precios internacionales

La inflación de alimentos en Argentina fue de 13,8 por ciento en el primer trimestre, a la par del aumento de los precios internacionales del sector, principal exportador del país.

Según un índice elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), los precios de los alimentos aumentaron un 20 por ciento entre agosto y febrero, un 45 por ciento en los aceites vegetales y un 41 por ciento en los cereales, mientras que los precios de la soja y el maíz aumentaron un 50 por ciento durante el mismo período.

“Si los precios de los alimentos suben, más dólares de las exportaciones ingresarán a Argentina, lo que ayudará a controlar la inflación, pero al mismo tiempo elevará los precios internos de los alimentos; esta es la paradoja”, comentó Rajnerman.

Héctor Roubini, un economista, enfatiza que otros costos también afectan el aumento de los precios internos de los alimentos, como el aumento de los precios del combustible y los impuestos más altos.

“Aunque los impuestos solo son utilizados nominalmente por los ricos, se convierten en precios”, explica.

Problemas de la pobreza

Para controlar la inflación, el gobierno del presidente Alberto Fernández ha llegado a un acuerdo sobre precios máximos continuos, al tiempo que subsidia la compra de alimentos directamente a los sectores más atrasados.

READ  Unión pide a Argentina que destituya a entrenador por acoso sexual

“La sensación es que la inflación continuará. Los controles pueden actuar como vacunas durante unos meses, pero las tensiones inflacionarias continuarán”, señala el analista de mercado Dante Romano.

“Hay un desequilibrio entre los ingresos estatales y el gasto público, y nuevamente tenemos que lidiar con la epidemia”, dice Romano, indicando que se está imprimiendo más dinero.

“Por eso el convenio crediticio es tan importante para obtener financiamiento de los mercados crediticios y presentar un plan económico viable”, agregó.

Después de una recesión de tres años y una revisión de deuda con valores de $ 66 mil millones el año pasado, Argentina aún está pendiente de un nuevo acuerdo de préstamo con el Fondo Monetario Internacional, que cambió su firma en 2018 a $ 57 mil millones, de los cuales $ 44 mil millones han sido elevado.

“Cómo acabar con la inflación es fácil de explicar desde el punto de vista económico, pero cuando se agrega la dimensión social, no es tan fácil. Seis de cada 10 niños argentinos están por debajo de la línea de pobreza. El desafío consiste en mantener una red de seguridad social mientras se al mismo tiempo, problemas económicos “, concluye Romano.

Noticias relacionadas

Presentado por Nina Negron, AFP