El nuevo museo virtual judío de Argentina celebra el humor lúdico de la comunidad cordobesa

El nuevo museo virtual judío de Argentina celebra el humor lúdico de la comunidad cordobesa

BUENOS AIRES (JTA) – Hasta la pandemia de COVID-19, los judíos de Córdoba, la segunda comunidad judía más grande de Argentina, estaban en camino de hacer lo que tantas otras comunidades alrededor del mundo han hecho en los últimos años: Abierto un museo dedicado a mostrar la vida y la historia judía local.

Pero COVID presentó una serie de desafíos logísticos y financieros que resultaron demasiado difíciles de superar. Entonces, el grupo paraguas detrás de él hizo otro pivote común: hizo que el proyecto fuera completamente virtual.

Volverse virtual “fue un nuevo desafío, pero también estaba lleno de posibilidades. Por ejemplo, la capacidad de ser interactivo y también la posibilidad de incluir nuevo material, documentos, fotos, sin una limitación física”, dijo Marcelo Polakoff, rabino mayor de la sinagoga Masorti Centro Unión Israelita, templo principal de Córdoba.

Lanzado el mes pasado por el Centro Unión Israelita, que consiste en la sinagoga y una organización cultural separada, el “museo” virtual incluye una cronología de la historia judía de Córdoba; un recorrido panorámico de 360 ​​grados por la sinagoga; explicadores de rituales y festividades judías; un mapa global sobre los lugares de origen de los inmigrantes judíos de Córdoba; testimonio de un sobreviviente del Holocausto local; y un mapa interactivo de los sitios judíos en la ciudad de Córdoba (Córdoba es el nombre de una provincia de más de un millón de habitantes y su ciudad más grande), que incluye una Plaza de Israel al aire libre y un monumento a Ana Frank.

La directora del museo, Florencia Magaril, dijo que gran parte del contenido proviene de documentos y objetos encontrados previamente en el sótano de la sinagoga.

«Ahora los objetos y el archivo, toda la historia, está disponible en línea», dijo.

La vista de la sinagoga de 360 ​​grados y una página de archivo, llena de fotos y grabaciones audiovisuales de la comunidad a lo largo de los años, han demostrado ser populares, dijo Magaril, especialmente porque el sitio está dirigido tanto a visitantes judíos como no judíos, y estos últimos están fascinados. por el interior de la sinagoga. Pero otra sección divertida se ha robado el espectáculo: el «Idisómetro», un cuestionario sobre palabras en yiddish y sus traducciones al español.

El juego se incorpora al museo virtual a través del ‘idishómetro’. (Captura de pantalla del Museo Judio de Córdoba / vía JTA)

Este reportero solo respondió correctamente el 67% de las respuestas, por lo que el sistema dijo «necesitas muchos más knishes y visitas a tu bubbe, pero estás aprendiendo bastante bien».

El cuestionario es representativo de algo por lo que los cordobeses son conocidos: un gran sentido del humor. Son conocidos como un pueblo festivo y divertido, por su famoso estilo de música (el juguetón cuarteto género) a su bebida favorita (el fernando, una mezcla del licor italiano Fernet y cola). Incluso su representante en el parlamento, Luis Juez, es una especie de embajador de su cultura humorística.

Los judíos de Córdoba son una parte integral de la pandilla: el presidente del Centro Unión Israelita, Hugo Waitman, se jactó de que los dos rabinos de la sinagoga son «gente muy divertida». El museo virtual enlaza con algunas de las obras de la congregación. mentecato vídeos de lo largo de los años.

READ  Argentina está duplicando su apuesta por el litio

“No tenemos una estación específica sobre el humor, pero sí, la característica de ser gente divertida está presente en el idishómetro y también en todo el concepto lúdico del museo”, dijo Magaril.

Vista del recorrido panorámico en 360 grados por el interior de la sinagoga Centro Unión Israelita. (Captura de pantalla del Museo Judio de Córdoba / vía JTA)

El concepto del museo se originó en 2015, cuando la comunidad, ahora una mezcla diversa de alrededor de 8,000 personas, celebró un centenario aproximado. Los primeros inmigrantes del área llegaron entre 1900 y 1915, dijo Waitman, quien también es historiador de los judíos de Córdoba.

La congregación comenzó a investigar su propia historia, rastreando cómo algunos judíos que llegaron al puerto de Buenos Aires viajaron más de 400 millas al noroeste hasta el área llena de recursos naturales, tierra verde, cuerpos de agua y montañas. Imprimieron un documento que describe la historia, pero acordaron que había potencial para más y espacio para rendir homenaje a sus antepasados.

«Después de la celebración del siglo, los miembros acordaron que necesitábamos tener un museo, especialmente para rendir homenaje a los inmigrantes que llegaron sin hablar el idioma», dijo Waitman.

Se cree que el alemán Simon Ostwald fue el primer judío cordobés, llegando en 1870. Veinte años después llegaron ocho familias judías completas: cuatro de Rusia, una de Austria, dos de España y una de Italia. Se estima que, a principios del siglo XX, había un total de 35 personas.

El rabino Marcelo Polakoff, rabino principal del Centro de la Unión Israelita de Córdoba, toca un shofar en un servicio de Rosh Hashaná ‘autocine’, el 20 de septiembre de 2020. (Cortesía del Centro de la Unión Israelita de Córdoba / vía JTA)

El grupo comunal Centro Uni Israelí Israelita fue fundado en 1906, y dos años después llegó a una escuela hebrea. La primera sinagoga se inauguró en 1916 y el primer cementerio judío en 1923.

READ  Buenos Aires Times Fernández: Argentina está decidida a sellar el nuevo acuerdo con el FMI

La cronología del museo en línea también recuerda que la primera mujer en toda la historia de la provincia, judía o no, en obtener un título universitario fue judía. Margarita Zatzkin, quien emigró de Odessa a los 7 años, se graduó de farmacéutica en 1905, obteniendo el título de médico tres años después (la primera cordobesa en hacerlo también).

Albert Einstein también forma parte del museo. Su cronología incluye fotos de su visita a la comunidad como parte de un viaje a Argentina en 1925.

La línea de tiempo tampoco pasa por alto eventos oscuros, como un ataque con explosivos en la sinagoga el 18 de octubre de 1945.

Polakoff señaló que Córdoba, al menos en relación con otras comunidades judías del mundo, nunca ha visto altos índices de antisemitismo.

El rabino Marcelo Polakoff es el rabino de Córdoba, una provincia en el centro de Argentina. (Noga Tarnopolski)

«Siempre salgo a caminar con mi kipá y nunca tengo malas experiencias», dijo Polakoff, quien se mudó de Buenos Aires a Córdoba hace 20 años. “Quizás una de las razones sea el trabajo que hemos hecho con cristianos y musulmanes, aquí fomentando la convivencia y las buenas relaciones, de una forma muy visible”.

En un ejemplo de ese trabajo, 30 líderes de diferentes tradiciones religiosas de América Latina y el Caribe firmaron en 2017 lo que se denominó la “Declaración de Córdoba”, que identifica a la región como un espacio de convivencia interreligiosa. Fue una iniciativa de COMIPAZ, el primer comité interreligioso formal en Argentina.

El enfoque del museo es similar en cosas más brillantes. Cosas como el «idishómetro» tienen el mayor impacto en los no judíos que buscan aprender sobre la cultura judía, dicen los líderes del museo.

“Creemos que le damos a nuestra comunidad todo lo que esté a nuestro alcance para consolarlos, y buscamos que nuestra comunidad sea buena, y esto incluye felicidad, humor y alegría”, dijo Waitman.

El horizonte de Córdoba ilumina el cielo nocturno. (Cholka Pablo Gautero / Flickr / vía JTA)

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

ELREBUSQUE.COM.ARは、サイトに手段を提供するように設計されたアフィリエイト広告プログラムであるAMAZONSERVICESLLCのアソシエイトプログラムに参加しています。 AMAZON.ITで、およびそれに関連して広告料金を獲得する。 AMAZON、AMAZON LOGO、AMAZONSUPPLY、およびAMAZONSUPPLY LOGOは、AMAZON.IT、INC。の商標です。またはその関連会社。アマゾンのアソシエイトとして、私たちは適格な購入に関するアフィリエイトコミッションを獲得します。アマゾン、サイト料金の支払いを手伝ってくれてありがとう!すべての商品画像はAMAZON.ITとその販売者の所有物です。
El Rebusque