‘Nos ponemos día a día’: la alta tasa de pobreza en Argentina cae a medida que cede la epidemia

‘Nos ponemos día a día’: la alta tasa de pobreza en Argentina cae a medida que cede la epidemia

Dos veces por semana, Eduardo David Rodríguez lleva bolsas de frutas y verduras para vender en un mercado de productos nuevos en Buenos Aires para alimentar a su familia. Rara vez lo hacen. Rodríguez, como cuatro de cada 10 argentinos, vive por debajo del umbral de la pobreza, que aumentó durante la epidemia del virus de la corona, que exacerbó la recesión de tres años del país y fue una de las más ricas del mundo.

Rodríguez, de 40 años, vive en una pequeña casa en las afueras de la capital con su esposa y dos de sus cuatro hijos. Sin baño, agua corriente ni gas para cocinar. “El trabajo aquí es duro, y eso es cierto, pero no hay otra forma que venir aquí y traer el pan de cada día a la familia”, dijo a Reuters, quien gana unos 12.000 pesos mensuales, lo que equivale a unos 60 dólares.

Con los ingresos de su esposa de 14.000 pesos y el subsidio estatal de 13.000 pesos, el ingreso familiar mensual suele llegar a unos 39.000 pesos (195 dólares), lo que se considera cuatro familias que viven en la pobreza en Argentina por encima de los 67.000 pesos. En un país de 45 millones de personas rico en recursos naturales que van desde la ganadería y el maíz hasta el gas natural, pero afectado por la inflación y la economía, la tasa de pobreza caerá del 42% al 40,6% en el primer semestre de 2021, dijo el gobierno en Jueves. Mala gestión y crisis crediticias de ciclo plurianual.

“A veces solo podemos comer tanto. No nos permitimos lujos, pero, gracias a Dios, no nos estamos muriendo de hambre”, dijo su esposa María Eugenia González de Rodríguez, de 39 años, quien trabaja en la cooperativa municipal de remoción de alcantarillados vecinos. “A veces tenemos suficiente, a veces no”, agregó. “Lo conseguimos día a día”.

READ  Uruguay está tratando de discutir la coordinación de sus fronteras con Argentina y Brasil

En su tiempo libre, Rodríguez enseña fútbol a niños y jóvenes de familias pobres para que puedan seguir una carrera con la que alguna vez soñaron escapar de la pobreza. “Quiero estar con los chicos

(Esta historia no fue editada por el personal de Devdiscourse y se creó automáticamente a partir de un feed de sindicato).

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

El Rebusque